Teletrabajo y consumo de energía

El incremento del recibo de la luz por tener el ordenador encendido en casa durante toda la jornada laboral y otros costes del teletrabajo relacionados con la energía.

El incremento del recibo de la luz por tener el ordenador encendido en casa durante toda la jornada laboral y otros costes del teletrabajo relacionados con la energía.

Coste Teletrabajo
Teletrabajo y consumo de energía – 13 Al día de 13TV (7 de septiembre de 2020)

07:15. Bip bip. Cinco minutos más. Bip bip. Bip bip. 07:30. Salto mortal. Ducha rápida, de las de entrar por un lado de la mampara y salir por el otro. Café hirviendo y tostadas chamuscadas. Magdalenas para el camino. 07:58. Calcetín negro y otro azul, por las prisas. Pulso de cirujano para maquillarse en el transporte público. Obra de Arte. Repasar el informe. Atasco, imposible encontrar aparcamiento. Retraso en el metro. Lleno hasta arriba…. 08:58. ¡Misión cumplida! Todo cronometrado, pero otra vez por los pelos… Hay cosas que casi nunca cambian. Ya es septiembre, con su vuelta al cole y también al trabajo. Eso sí, va a ser algo diferente a lo que se estaba acostumbrado. El teletrabajo está dejando las oficinas vacías. A medio gas. Cambia la rutina y hay que rehacer todos los cálculos para llegar puntual al mismo punto, conectar la computadora desde casa esta vez.

El coste de tener un ordenador portátil durante las 8 horas que dura una jornada laboral es de tan solo 2 euros mensuales siempre que sean modelos eficientes.

Ahorro de tiempo y de recursos. Eso sí, seguro que ahora muchos se preguntan por el coste de tener el ordenador encendido durante las 8 horas que dura la jornada laboral. Sin entrar en el debate de quién debe pagar el incremento en la factura de la luz, hay buenas noticias. Tal y como ha explicado Jorge Morales de Labra en 13 Al día de 13 TV, el coste es relativamente bajo. Menos de lo que cuesta el metro ida y vuelta al trabajo. Tan solo 2 euros mensuales para un ordenador portátil y en torno a los 4 para los de sobremesa. ¡Al mes! Eso sí, solo se utilizan modelos eficientes. En caso contrario el coste se puede llegar a multiplicar por dos. Además, habría que sumar el gasto en iluminación, climatización e, incluso, las veces de más que se abre el frigorífico. Todo suma.

Gasto teletrabajo
Teletrabajo y consumo de energía – 13 Al día de 13TV (7 de septiembre de 2020)

Por eso, las etiquetas de eficiencia energética vuelven a jugar un papel fundamental. Tanto como con cualquier otro electrodoméstico. Eso, y apagarlo cuando se deja de utilizar. Importantísimo y más viendo la tendencia en algunas oficinas en las que se suele dejar todo encendido. Todo, incluidas las luces de los edificios durante toda la noche. Pues lo mismo con el ordenador. Si ya no se utiliza, mejor desconectarlo. No es solo cuestión de ahorro sino también de sostenibilidad. Pues lo cierto es que cada vez hay más elementos que simplifican la tarea. Más allá de las clásicas regletas con interruptor se pueden encontrar enchufes inteligentes. De los que se puede controlar desde el móvil y hasta por la voz. También programarlos. Las aplicaciones son infinitas y lo serán aún más a partir del mes de abril con la nueva tarifa de la luz.

Consumo eléctrico teletrabajo
Teletrabajo y consumo de energía – 13 Al día de 13TV (7 de septiembre de 2020)

Claro, porque no será lo mismo consumir a unas horas que a otras. Por eso poder encender y apagar electrodomésticos sin estar en casa evitará muchas sorpresas en el recibo de la luz. Lo mismo exactamente con el llamado consumo vampiro. El también conocido como stand by que va chupando electricidad poco a poco. Hasta 10 euros se pueden escapar al mes sin ni siquiera encender los dispositivos. Televisores, aire acondicionado, y hasta los cargadores del móvil o del portátil tienen transformadores que consumen energía con solo estar conectados. La solución es sencilla, la regleta y ya si está conectada a un enchufe inteligente programable mejor que mejor. Desconexión y ahorro asegurado. Casi la misma energía que 5 ordenadores trabajando durante toda una jornada laboral. No es poca cosa y mucho más en tiempos de teletrabajo.

La energía que se desperdicia por el llamado consumo vampiro o stand by es equivalente a la necesaria para tener encendidos 5 ordenadores portátiles durante una jornada laboral.

Otra cosa es ya si se habla del coste en climatización. Combinar seguridad y salud con ahorro y sostenibilidad, evitando derroches de energía, es difícil. Sobre todo, en aquellas estancias en las que se realiza teletrabajo. Mientras que por cuestiones de eficiencia energética se sugiere ventilar tan solo 5 minutos diarios, en tiempos de Covid-19 la recomendación se amplía a ese mismo tiempo, pero cada hora. Toca renunciar al ahorro, al menos en esta parte. Por supuesto, deben prevalecer los criterios sanitarios. Afortunadamente hay herramientas para minimizar la factura. El gasto energético en calefacción para las familias es más del doble que el de la electricidad. Tan sencillo como sentido común a la hora de controlar la temperatura, de abrir las ventanas y, sobre todo, un termostato inteligente. Evitará sudores o quedarse helados cuando lleguen los recibos. Sí, es hora de crear nuevas rutinas para ir al teletrabajo. Bip bip.

Petróleo, dependencia energética e inflación

Fenómenos aparentemente sin conexión, pero que elevan el barril de petróleo hasta límites insospechados. Lo mismo con el gas y, por tanto, con la electricidad y lo que es peor con todos los bienes básicos. Dependencia energética e inflación.

El aparente paso atrás de las nucleares en Alemania

Como se suele decir para avanzar a veces hay que retroceder un poco… Por eso, que se esté pensando en prolongar unos meses el funcionamiento de las nucleares en Alemania no debe ser considerado como un paso atrás.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, dé clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies